Para mantener la pureza, es necesario que ambos progenitores sean de la misma raza.

Si se realizan cruzas entre individuos de distintas razas, se altera el genotipo del animal ya que habrá más variación en los genes, esto ocasiona que las líneas puras se pierdan, la combinación genética o variabilidad se conoce como heterocigocis.